Una de las principales causas del cáncer de piel, es sin lugar a duda, la prolongada exposición a la luz solar y a la luz ultravioleta en general, factor que provoca que las células productoras del pigmento que da color a la piel se tornen cancerosas, lo que conocemos como melanoma.


Al respecto, se pueden identificar dos tipos de melanomas; los asociados a la temprana exposición a la luz solar desde la niñez, o bien, los melanomas relacionados con las partes de nuestro cuerpo que con mayor frecuencia se exponen a la luz del sol, como lo son los brazos, la cara o el cuello.


Para cualquiera de los dos casos, la oncología ofrece desde hace ya muchos años, diversas alternativas para tratar al cáncer de piel, como lo es la cirugía, radioterapia, medicamentos, o incluso, la quimioterapia, dependiendo del tipo y riesgo de propagación.


Actualmente, la ciencia médica ha descubierto y desarrollado nuevas opciones, que, por su alto grado de eficiencia, nos permiten recibir más nuevas y buenas noticias para el tratamiento del cáncer de piel


Entre ellas destacan los tratamientos de inmunoterapia, los cuales, buscan fortalecer al sistema inmunológico, atacando a las células cancerosas, a través de vacunas, proteínas o medicamentos especializados, como el Ipilimumab, el Embrolizumab o el Nivolumab.


Por su parte, también encontramos los llamados medicamentos dirigidos e inhibidores, como Vemurafenib, Dabrafenib o Trametinib, con los cuales se busca combatir a las células de melanoma, cuando éstas presentan diversos cambios genéticos.


Si deseas saber más sobre tratamientos del cáncer de piel, consulta al oncólogo, Dr. Jonás Maya Ochoa, cuya experiencia, profesionalismo y trato, lo colocan como tu mejor opción. Te atenderá con gusto.